Home > 2007 > La Policía, de la mano con la ciencia

La Policía, de la mano con la ciencia

Policía y nuevo  código: la verdadera importancia de esta Policía científica se ha puesto en evidencia con la entrada en vigencia en el país del nuevo Código Procesal Penal, donde la prueba tiene un valor  protagónico para sancionar el delito.

En la mañana del 13 de noviembre del 2002 una noticia se esparció “como reguero de pólvora” por toda la población dominicana. Daba cuenta de que la noche anterior un desconocido había penetrado en la residencia del ex presidente Leonel Fernández, en el edificio Diandy XVIII, mientras este dormía, y se llevó algunos objetos personales.

Al día siguiente, el  LISTIN DIARIO traía una información de portada, ilustrada con una fotografía que mostraba agentes policías vestidos de blanco tomando huellas dactilares en la casa del ex gobernante. Eran los miembros de la Policía Científica, en ese entonces dirigida por el Coronel Bernardo Santana Páez, hoy jefe de la Policía Nacional.

Más tarde, el 20 de noviembre, nuevamente LISTIN DIARIO daba la primicia: “La policía identifica al hombre que penetró la casa de Leonel”.

Las huellas tomadas en el lugar llevaron a los investigadores a la conclusión de que se trató de uno de los jovencitos que usualmente escalan edificios en sectores residenciales para luego bajar por la azotea y penetrar por las ventanas, ya que casi siempre los inquilinos las dejan abiertas.

Casi todas las sospechas giraban en torno a José Luis Paulino, un delincuente que había logrado penetrar en residencias de sectores como Naco y La Esperilla, donde se encuentra el edificio Diandy.

Sin embargo, sus huellas  “no cuadraron con la escena del crimen”, además  de que paulino en el momento e los hechos estaba en prisión.

Con una investigación más acabada de las huellas dejadas en el lugar; se llegó  hasta el verdadero responsable: Luis Manuel Díaz de la Rosa (Luisito), de 21 años de edad. Las huellas de éste estaban registradas, ya que había sido apresado dos veces por robos similares.

El siguiente paso fue ir a detenerlo en su vivienda, en un barrio de la parte alta de la capital.

Al igual que este caso, la Policía Científica ha ayudado a resolver sonados crímenes y delitos, como el asesinato del cineasta Jean Luis Jorge y el de una pareja de ancianos en el sector Alameda, donde participo un hijo de las víctimas.

“Las huellas dactilares no vuelan. Es decir, si aparece la huella de una persona en una escena, eso significa que esa persona estuvo en ese escenario. Ahora no podemos decir que esta cometió tal cual delito, solo damos las evidencias encontradas con el sospechoso, o con lo que se vaya a comparar”, explicó el mayor Elvis Zarzuela Paniagua, jefe de la sección de Documentocospía, Copias y Huellas Dactilares, que está interinamente al frente del Departamento, ya que el titular, el coronel Héctor J. Díaz, realiza un curso en el exterior.

La Policía Científica está encargada de la recolección de evidencias en las escenas del crimen para luego ser procesadas y esos resultados puedan ser puestos en manos de la administración de justicia, principalmente para el esclarecimiento de los hechos delictuosos.

Policía y Nuevo Código

La verdadera importancia de esta policía se ha puesto en evidencia con la entrada en vigencia del nuevo Código Procesal Penal, en donde la prueba tiene un valor protagónico.

“Recuerde que en el pasado, la policía detenía o apresaba a una persona sospechosa de un hecho y sin evidencia o pruebas lo enviaban a la justicia, adonde el fiscal. Hoy día con esta nueva normativa, ya la policía tiene que afianzar su trabajo más en la parte técnico-científico, ya no habla el bate, como en el pasado, ahora hay que demostrarle a la administración de justicia cuando una persona ha participado en un hecho, a través de las evidencias”, narró Zarzuela Paniagua.

Dijo que cada escenario habla por sí solo y las evidencias, los indicios que allí aparecen, tienen que servir de base y soporte para poder relacionar a una persona con in hecho delictuoso. “Su  importancia se debe a que ya, en este nuevo código, principalmente lo que se habla es de indicios y de evidencia. Si no hay indicios ni evidencia, no hay delitos, ni crimen que imputar. En el pasado lo que había era un dedo acusatorio.

“El yo lo vi, esta persona es así, en fin una serie de cosas que se daban antes, que ya gracias a Dios no se dan”, apuntó. Aunque el departamento tiene años funcionando, asegura que la nueva normativa ha exigido hacer un mejor trabajo.-

Dificultades

Estos investigadores enfrentan algunas dificultades para realizar su trabajo.

Una de las mayores es la de manipulación de la escena del hecho delictivo, la mayoría de las veces arruinada por los propios policías y los periodistas. También por curiosos que se adelantan al lugar.

Trascripción del artículo publicado en el periódico Listín Diario,  domingo 5 de agosto de 2007. Página 16 A.

Check Also

Jefe PN afirma baja índice delincuencia en RD

NUEVA YORK.- El jefe de la Policía, teniente general Bernardo Santana Páez, afirmó aquí que en la República Dominicana se ha logrado reducir el crimen y la delincuencia a su mínima expresión, gracias a los recursos que ha aportado el Poder Ejecutivo para el equipamiento de esa institución y la implementación del Programa de Seguridad Democrática, y a la profilaxis en